DIAGNÓSTICO DEL CAMPO OAXAQUEÑO,-PARTE I

La responsabilidad es de quién escribe.

Oaxaca es uno de los estados con una amplia variedad de recursos naturales. La superficie estatal está cubierta en un 37.8 % por bosque, el 29.7% por selva, el 15% son zonas agrícolas, el 13.8% por pastizales, el 0.7 % por matorral, el 0.6% por manglar y el 2.4% restante por otros tipos de vegetación, cuerpos de agua y zonas urbanas (INEGI 2019). Todo lo que se encuentra en la naturaleza como los ríos, lagos, bosques, minerales, el suelo, petróleo, aire y hasta el sol es aprovechado por el hombre. Las personas trabajan para obtener, transformar o intercambiar los recursos naturales y utilizarlos en su beneficio. Para ello, se realizan actividades económicas como la agricultura, la explotación forestal, la ganadería, minería, pesca y acuicultura que pertenecen al sector primario donde se aprovechan los recursos naturales tal como se obtienen de la naturaleza, para alimento o para generar materias primas. Y al realizar estas actividades indispensables para la población se generan problemas como la contaminación, la deforestación, la erosión de los suelos, la sequía, los cambios de temperatura en el ambiente, inundaciones, los incendios, entre otras.

La actividad económica más extendida en las zonas rurales en Oaxaca es la agricultura (cultivos anuales y perennes), además de que cuenta con un gran potencial, ya que es un estado con condiciones ambientales favorables para el desarrollo de esta actividad, sin embargo, se   lleva a cabo la importación de alimentos principalmente de maíz, frijol y hortalizas, ya que no se ha logrado un desarrollo apropiado de las buenas prácticas agrícolas y del acceso de apoyo de programas de gobierno, los cuales se encuentran en una seria crisis rural y productiva.

Los problemas que enfrentan los productores en la producción agropecuaria son:

  1. La disponibilidad suficiente de agua para la actividad agropecuaria.
  2. La deficiente o nula planeación, falta de estímulos a la producción del campo, por lo tanto, aunado a la baja
  3. Falta de apoyos y subsidios que estimulen la producción, difícil acceso a los programas de gobierno por los requerimientos en sus reglas de operación.
  4. Falta de apoyos para la asesoría, capacitación y seguimiento (acompañamiento) e innovación. A esta actividad anteriormente se le denominaba Extensionismo Rural; ahora debiera llamársele: Promotor para el Desarrollo Rural, teniendo como misión, la organización de productores, el seguimiento y la comercialización.
  5. La actividad agropecuaria destinada en pequeñas superficies y bajos rendimientos que no cubren las necesidades en la alimentación de la familia y no recuperan lo invertido en la producción.
  6. Desorganización de los productores en las comunidades rurales o desintegración de organizaciones.
  7. Reducida disponibilidad de infraestructura, equipamiento, el uso de tecnologías inapropiadas, baja disponibilidad de insumos fitosanitarios y de recursos económicos.
  8. La investigación desvinculada de lo productivo. Falta de apoyos a la investigación y formación de profesionales para el campo; por el contrario, dichas dependencias cada vez vienen a menos: INIFAP, Colegio de Posgraduados, CIMMYT, CONAFORT, CONAGUA, CONAZA, entre otras.
  9. Las campañas fitosanitarias aisladas y de poco impacto.
  10. La exclusión de las organizaciones de productores del abasto y la comercialización y el excesivo intermediarismo, además compiten con productos importados a bajos precios.
  11. La mayoría de los cultivos que se producen en el estado dependen del temporal de lluvias y se tienen pérdidas por sequías prolongadas, granizadas, heladas, inundaciones y además la degradación del suelo por la presión demográfica, esto es el reflejo del cambio climático (35 % de incremento en los últimos 100 años). La temperatura en los últimos 30 años se ha incrementado en 0.79 °C y se pronostica que para el año 2,100 la temperatura se incrementará de 2.8 a 4.0 °C, dependiendo de la región geográfica de la tierra.
  12. Modelo agrario basado en el monocultivo, orientado especialmente al mercado y un uso indiscriminado de agroquímicos, introducidos desde los años setenta.
  13. La transformación de áreas de alta biodiversidad en potreros y los efectos de los sistemas agrícolas de roza-tumba y quema, el pastoreo intensivo e implementación de nuevas áreas agrícolas permiten la deforestación de los bosques y selvas.
  14. El 97 % de las comunidades rurales del estado, la agricultura es la actividad principal, aun en zonas como la Mixteca y Valles centrales, donde la migración ha dejado sin mano de obra a las comunidades, el 78 % de jefes de familias dependen de la agricultura como medio de vida, pero solo el 11.8 % recibe algún salario por esa actividad, mientras 57 % restante descansa en la fuerza de trabajo familiar no asalariada y únicamente el 2.9 % está en condiciones de emplear mano de obra asalariada.
  15. El alto porcentaje de migración de personas, rompe el núcleo familiar, ya que no tienen oportunidades de trabajo en sus comunidades de origen, viajan a las comunidades urbanas y zonas productoras agrícolas y ganaderas, en la construcción, en servicios, etc., y sufren discriminación por su condición étnica y estatus social, por lo tanto existe pérdida de su cultura. Sus hijos no acceden a la educación por contribuir con el gasto familiar y presentan problemas de salud porque no cuentan con atención médica y compensación económica por pérdida de trabajo o discapacidad. Actualmente en México, el 80 % de su población se encuentra en zonas urbanas.
  16. Del total de la población rural del centro-sur-sureste, el 48 % viven de Programas Asistencialistas, el 25 % de la venta de su fuerza de trabajo (jornaleros).
  1. El 6 % de la población rural vive de la Ganadería y solo el 1 % de la Agricultura.
  2. El 40 % de la tierra agrícola se encuentra en pleno abandono, por falta de Políticas Públicas, apoyo económico.
  3. El 65 % de los alimentos que se consumen en México, se importan de otros países.
  4. El 70 % de los invernaderos apoyados por los diferentes programas de gobierno están abandonados por falta de organización, capacitación y acompañamiento.
  1. El desmantelamiento de las dependencias e instituciones que tienen que ver con el campo: PRONASE (Productora Nacional de Semillas), México importó en el 2011, 10 mil millones de pesos de semilla híbrida de maíz para la siembra de temporal tecnificado y de riego. FERTIMEX (Fertilizantes Mexicanos), encargada de acopiar, distribuir y apoyar con fertilizantes al campo, en el 2011 México importó lo equivalente a 90 mil millones de pesos en Fertilizantes destinados para los cultivos extensivos. CONAFRUT (Comisión Nacional de Fruticultura), actualmente se importa de E.U., Chile, Argentina y China, el 80 % de las frutas de clima templado-frío: manzana, pera, ciruelo, durazno, nectarina, uva, entre otros. ANAGSA, CONASUPO, LICONSA, DICONSA, BANRURAL, INMECAFÉ, Escuelas de Agricultura (sistema DGETAs), entre otras.
  2. Uno de los retos actuales que enfrenta la sociedad, es el impacto que ha generado la contingencia de Covid-19 en la producción agropecuaria, la industria y el turismo, ya que ha recibido un duro golpe en la economía. Estos sectores de la economía son los que más mano de obra emplea.

La Mixteca Alta y Baja oaxaqueña, se caracteriza por las condiciones ambientales adversas: sequía, poca, baja humedad relativa, minifundio y poca innovación tecnológica, políticas públicas poco accesibles, baja productividad, rezago social y emigración, lo que ha implicado buscar nuevas alternativas productivas y ambientales, para “hacer de una adversidad, un potencial”, y así contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas, respetando su cultura y sus recursos naturales.

Destacados